top of page

Guerras TERF 2: Welcome to the Internet




En la primera parte hablamos de las teorías tras el surgimiento de las Feministas Radicales Trans-Excluyentes o TERF, capitaneadas en especial por Sheila Jeffreys y Janice Raymond Como vimos, estas teorías atacan principalmente a las mujeres trans, que al ejercer/encarnar identidades femeninas, se involucran en el mismo tipo de narrativas –chica-guapa-que-se-pone-un-vestido-y-afeita-sus-piernas – que el feminismo radical intenta derrocar. En este sentido, un mundo sin géneros es un mundo en el que puedes decidir pintarte las uñas y ponerte un vestido, o decidir no afeitarte las piernas independientemente de los genitales que poseas. En el caso particular de las TERF, las mujeres trans son el daño colateral de este pensamiento. Otras mujeres son criticadas por estas feministas por caer en la trampa de la belleza femenina que nos vende las revistas, pero las mujeres trans son expoliadas de su condición de mujer y excluidas de la posibilidad de participar en el ideal de belleza femenino.

Estas escritoras siguen produciendo a día de hoy, y especialmente Jeffreys no se queda corta en polémicas (algunas con Judith Butler). Incluiré algún artículo al respecto en las referencias, pero es un salseo civilizado, y ya sabemos a qué habéis venido: a ver gente insultándose en el interné.

TUMBLR

Las llamadas guerras TERF comenzaron con especial ahínco en la plataforma Tumblr. Tumblr era el campamento base ideal para diferentes colectivos feministas porque las contribuciones no se editan, permite compartir posts multimedia y no tiene limitación de caracteres.

En 2014 se complicaron las cosas. El 23 de mayo fue la masacre de Isla Vista. Elliot Rodgers, de 22 años, mató a 6 personas e hirió a 14 cerca del campus de la Universidad de California, para luego suicidarse. Antes de acabar con su vida, Rodgers subió un vídeo a YouTube en el que explicaba las motivaciones de sus actos. Según él, quería castigar a aquellas mujeres que le habían rechazado, y a aquellos hombres a los que envidiaba por vivir una vida más sexualmente activa que él. Antes de la masacre, envió el manuscrito de su autobiografía a sus familiares, algunos conocidos y a su psicólogo que posteriormente se filtraría en la web y se conoce como el manifesto. El él, Rodgers describe su infancia, su vida adulta y su frustración por no encontrar pareja, declarando su odio y resentimiento por las mujeres. Aquí un extracto:

“¡Si fuera multi millonario, podría conseguir una novia rubia y sexy! Oh, sí, sería muy posible. Ser multi millonario es la ÚNICA manera en la que podría pasarme eso, y ganar la lotería es la ÚNICA manera en la que puedo convertirme en multi millonario a mi edad. Mirando que el premio gordo de la lotería es más de $500 millones, supe que TENÍA que ganarlo”

Esto desató una caza de brujas en el hashtag #radicalfeminism en Tumblr. Muchas expresaron su desencanto ante el movimiento feminista, incapaz de haber conseguido cambios sustanciales que cortasen tales niveles de violencia contra la mujer. La culpa, esta vez, no era tan sólo del patriarcado, sino de tibios movimientos feministas que, después de décadas, no habían educado y concienciado satisfactoriamente.

A partir de ahí, las discusiones - y divisiones - se multiplicaron. A las usuarias les gustaba definir lo que eran, pero sobre todo lo que no eran. Algunas estaba en contra del feminismo de igualdad porque el baremo de “igualdad” estaba ajustado a la norma masculina. Otras decían que el feminismo ha de ser interseccional, y atender no sólo a cuestiones de género sino también de raza, clase y sexualidad. Algunas querían espacios sólo femeninos. Y las TERF… Bueno, ellas no querían a mujeres trans en sus espacios femeninos.


Pero Tumblr tenía algo que Twitter no tiene. Esta lucha era predominantemente teórica. Esto es probablemente debido a la naturaleza de la plataforma: mientras que Twitter por aquel entonces estaba limitado a 140 caracteres, Tumblr no tenía límite, lo que permitía discusiones más en profundidad. Dentro de Tumblr, diversas ramas de feminismo crecieron y se definieron a sí mismas. Y no eran un cúmulo de insultos. Pero ahora llegamos a los insultos.

TWITTER


Avanza a diciembre de 2019. La investigadora Maya Forstater puso un tweet en donde afirma la imposibilidad de cambiar de sexo. A causa de sus declaraciones, Forstater perdió su trabajo, y unos días después, J.K.Rowling expresó su apoyo:




Maya:

“Mi creencia como la he demostrado en mi declaración es que el sexo es un hecho biológico e inmutable. Hay dos sexos. Los hombres son masculino. Las mujeres son femenino. Es imposible cambiar de sexo. Esto hasta hace muy poco eran hechos básicos de la vida”


J.K Rowling:

“Vístete como te apetezca. Llámate como quieras. Duerme con cualquier persona adulta que consienta. Vive tu mejor vida en paz y con seguridad. ¿Pero echar a mujeres de sus trabajos porque dicen que el sexo es real?”


Y hace unos días, de nuevo en Twitter, J.K. Rowling publica una serie de tweets donde dice que si el sexo no es real, no existe la atracción entre personas del mismo sexo. Que si el sexo no es real, se eliminan las experiencias de mujeres en todo el mundo. Rowling dice que respeta a las personas trans, y siente empatía por su vulnerabilidad, similar a las de las mujeres, y les apoyaría si fueran discriminados.



Las consecuencias no se hicieron esperar. Tweets por todos lados cancelando a Rowling, Daniel Radcliffe y Emma Watson condenando los tweets de Rowling, y por supuesto toda clase de insultos tipo: “Muérete, TERF”, “Deberían quemarlas a todas” y demás. No que los insultos contra las TERF no fueran algo habitual antes:



Yo no estoy de acuerdo con lo que dice Rowling. Lo que dice se parece bastante a lo que dice Janice Raymond. Rowling dice que si no hubiese tal cosa como el sexo, las cuitas que han pasado las mujeres pasan a no tener sentido. Porque para Rowling, considerar el sexo como algo fluido tendría un efecto retroactivo. Como en el libro de Orwell, 1984, “ahora estamos en guerra con Asia Oriental y siempre hemos estado en guerra con Asia Oriental.” Ahora procedamos a reescribir los periódicos que dicen que no.


PERO. ¿Por qué este torrente imparable de insultos? Vale, yo tampoco estoy de acuerdo con las TERF, pero no creo que llamar a alguien gilipollas y desear su muerte tenga mucho poder de convicción. Claro que convencer, razonar, ilustrar o compartir no parece ser una opción.

Así que voy a probar una cosa. Volvámonos locos. Vamos a pensar, experimentar y lanzar ideas, y a ver qué pasa. En la tercera parte os voy a llevar de paseo por mi cerebro. Lo que diga, no tienes que estar de acuerdo, no tiene que ser cierto, no tiene que ser completamente conclusivo. Es aventurero, y es divertido - al menos para mí - y una nueva manera de ver el mundo. Lo único que puedo prometer: siempre hago lo que puedo por encontrar buenas fuentes y soy muy metódica, así que llevaré los deberes hechos.


REFERENCIAS


Butler, Judith. “Judith Butler on gender and the trans experience” Verso, May 26, 2015

Goldberg, Michelle “What is a Woman?” New Yorker, August 2, 2014

Williams, Cristan “The Shame of Sheila Jeffreys’ hate” Transadvocate, March 6, 2014

Yang, Jeff. “What a close read of the Isla Vista shooter’s horrific manifesto, ‘My Twisted World’, says about his values – and ours” Quartz, May 26 2014

Miller, Ryan W. and Yasharoff, Hannah “What’s a TERF and why is ‘Harry Potter’ author J.K. Rowling being called one?” USA Today, Jun 9, 2020

Murphy, Meghan “TERF isn’t just a slur, it’s hate speech” Feminist Current, September 21, 2017

0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page